EXCLUSIVO!!! ISRAEL Y JORDANIA AÑO NUEVO Desde $ 1479 o S/ 5103

Sobre el destino

Tel Aviv:

Tel Aviv exhibe una gran variedad de estilos arquitectónicos que acusan la influencia de diversas escuelas, entre las que se encuentran la Bauhaus Internacional. La parte central de  Tel Aviv (conocida como “White City o Ciudad Blanca") contiene el mayor grupo de edificios del mundo construido según el estilo Bauhaus Internacional. Por este motivo, la Ciudad Blanca ha sido declarada Lugar Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este estilo tuvo su origen en Alemania, y se basaba en el uso de formas geométricas limpias y asimetrías, y floreció desde la década de 1930 hasta la creación del Estado. Pronto esto atraería también a otros arquitectos urbanos

Cesarea (keysarya):

Esta localidad fue un regalo que recibió el rey Herodes de manos de César Augusto, emperador del que recibe su nombre. Herodes construyó allí un gran puerto con zonas de ocio, termas y templos. Ya durante el período bizantino, Cesarea fue un importante centro cristiano. Los primeros padres de la Cristiandad (Orígenes y Eusebio) vivieron allí y, según la tradición cristiana, fue en ese lugar donde se convirtió el primer idólatra, el centurión romano Cornelio. En tiempos de los Cruzados, la ciudad estaba fortificada con murallas y puertas, que posteriormente serían destruidas tras su conquista por los mamelucos en el siglo XIII.

Haifa:

Es una ciudad ascendiente, construida en tres niveles: Centro (la ciudad vieja, el puerto y la costa), la ciudad media (Hadar Hacarmel) y la ciudad alta (Carmelo y Ahuza). El cambio de altitud en una distancia tan corta, resalta aún más en el Metro, el único de Israel, conocido como el Carmelit, que va desde casi el nivel del mar, cruzando la ciudad hasta el Carmelo Central (280 metros sobre el nivel del mar) en 6 minutos.

Destacando estas tres secciones principales de la ciudad, pintorescas casas de piedra se alternan con modernas edificios acristalados creciendo hacia la ladera natural de la ciudad.

Acre:

S. Juan de Acre fue antiguamente una de las ciudades más importantes de esta región. Ha albergado numerosas culturas, fue capturada por los cruzados y durante muchos siglos fue también hogar de los otomanos. Incluso Napoleón llegó a S. Juan de Acre con ánimo de conquistarla, pero tras dos meses de asedio y de intentar en vano derribar las murallas de la ciudad, tuvo que retirarse humillado.

Entre sus callejuelas de altos muros y pasajes subterráneos podemos encontrar una enorme mezquita, un monasterio cristiano, una posada, baños turcos e incluso salas construidos por los templarios, con un extraordinario túnel templario y fascinantes hallazgos arqueológicos. A esto se suman interesantes museos y numerosas iglesias, gran cantidad de hoteles junto a las playas, un puerto deportivo, restaurantes y un pintoresco puerto pesquero.

Tiberiades:

Situado a orillas del Lago Kinneret, Tiberias es la ciudad de Israel que está situada a un nivel más bajo sobre el mar, concretamente a 200 metros por debajo de él, y atrae a miles de turistas y viajeros. Los visitantes descubren una bulliciosa ciudad turística que ofrece diversas atracciones y actividades para cada edad

Nazaret:

Es la cuna de la Cristiandad, la ciudad donde, según la tradición, el ángel Gabriel anunció a María que iba a concebir por obra del Espíritu Santo y el lugar donde Jesús pasó su infancia y su juventud.

Justo al lado de la Iglesia de la Anunciación está la Iglesia de San José, levantado sobre ruinas de edificios agrícolas donde, según la tradición, tenía José su taller de carpintería

Safed:

Es una pintoresca ciudad de espiritualidad y arte envuelta en misticismo y misterio, inmersa en un ambiente sagrado. Los visitantes que llegan a Safed sienten el cálido abrazo de esta ciudad mientras recorren sus callejones con encantadoras casas de piedra que albergan estudios y talleres de artistas.

Safed es una de las cuatro ciudades santas de Israel. Ha sido centro espiritual desde 1600, cuando floreció en ella la Cábala (misticismo judío). La mística de la Cábala se desarrolló, se estudió, se enseñó y se escribió en esta ciudad, y muchas de sus tumbas son objeto de veneración.  

Las pintorescas calles antiguas del barrio judío contienen nichos ocultos y hermosas sinagogas cuyo rico pasado se aprecia en sus altos techos, en su colorida ornamentación y en sus antiguos rollos de la Torah.  

Yardenit:

Yardenit es el único lugar bautismal registrado para los peregrinos cristianos, situado en el lugar donde el Jordán sale del Mar de Galilea hacia el Mar Muerto.

El lugar bautismal está situado en la ribera del Jordán, entre magníficos eucaliptos y la flora natural del río. Se trata de un enclave ideal para el recogimiento en un entorno de serenidad y tranquilidad.

Monte Tabor:

El Monte Tabor constituyó una importante frontera tribal en la Biblia hebrea; fue el lugar donde Débora aniquiló al enemigo, donde se produjo la transfiguración de Jesús y el "ombligo del mundo" rabínico. Aunque no tuviera historia, seguiría mereciendo la pena subir allí por sus maravillosas vistas.

Jerusalén:

Las huellas del tiempo dentro de las antiguas murallas de Jerusalén siguen hoy vivas. De hecho, sin apenas desplazarse puede vagar por bellos edificios o fascinantes ruinas. Visitar el Muro Occidental, parte de los cimientos que quedan templo de Salomón, destruido por los babilonios en el año 587 a.C. Allí podrá ver judíos de todo el mundo, cada uno con su faceta. Los rituales de rezo diario, garabatear mensajes a Dios en pedazos de papel y esconderlos entre las piedras del muro. Encontrará desde judíos ancianos vestidos con el tradicional y sobrio traje a jóvenes adolescentes. Incluso puede tener la oportunidad de toparse con una de las muchas celebraciones de Bar/Bat Mitzvá.

Una visita a la Iglesia del  Santo Sepulcro, construida en el lugar donde Jesús fue crucificado y enterrado, nos recuerda la diversidad del cristianismo. Haga una pausa por unos segundos en una de las 30 capillas construidas en el lugar y pronto encontrará católicos, griego, ruso ortodoxos, armenio, coptos y etíopes. La hermosa cúpula dorada del Domo de la Roca en el Monte del Templo domina la vista de Jerusalén; es una obra maestra de la arquitectura islámica. El Domo de la Roca es considerado por las tres principales religiones monoteístas como el lugar donde Abraham iba a sacrificar su hijo a Dios en el acto fundacional del monoteísmo.

Huerto de Getsemaní

Quienes visitan el Huerto de Getsemaní se sorprenden al conocer que los nudosos olivos que ven podrían haber sido pequeños arbolitos cuando Jesús vino aquí con sus discípulos en aquella fatídica noche después de la Última Cena (Mateo, 26:36; Marcos, 14:32; Juan, 18:1). En la actualidad, estos antiguos árboles crecen en cuidados arriates, aunque en tiempos de Jesús esto podría haber sido un olivar con una almazara (getsemaní en griego).

Muro de los Lamentos:

“Sobrecogido” es el calificativo que emplean muchos para describir la sensación que tienen ante el Muro Occidental, último vestigio del Templo de Jerusalén que Jesús conoció, destruido hace 2.000 años por los romanos.

La visión de las multitudes que vienen aquí a orar inspira a muchos visitantes a emitir sus ruegos, al hilo de la petición que hizo el rey Salomón de que Dios escuchara a todo el mundo en este sagrado lugar (1 Reyes, 8:41-43).  

Belén:

Esta ciudad tiene un pasado atesorado en cada uno de sus rincones. Se dice que es el lugar de origen de la historia bíblica. Está situada a sólo unos 8,25 kilómetros de Jerusalén. Es aquí donde se dice también que Jesucristo nació. Esta ciudad desde los comienzo de la comunidad cristiana intentaron dominar esta zona. También, anteriormente, la comunidad

El turismo en Israel será un placer para todos los que hagan una visita a Belén. Aquí lo que puedes visitar es la Iglesia de la Natividad. Esta iglesia es uno de los lugares más sagrados para los cristianos presentes. En este lugar se dice que fue el nacimiento de Cristo. Esta iglesia de Belén fue establecida por Constantino el Grande en el año 330. Se encuentra en el corazón de esta ciudad. También puedes visitar la famosa Universidad de Belén, que es un establecimiento romano católico.


Itinerario

Incluye:


ü  Traslados de llegada y de salida (desde / al Aeropuerto Ben Gurion)

ü  7 noches de alojamiento con Media Pensión.

ü  6 días de excursión en autobús climatizado con guía de habla español (favor tomar nota que en el tramo de Jordania el guía puede ser bilingüe).

ü  Entradas a los lugares de visita según descripción del programa.

 Itinerario:

 Miércoles 27 diciembre

Llegada al Aeropuerto Ben Gurion. Asistencia en Aeropuerto. Traslado a Jerusalén.

Cena y alojamiento en Jerusalén.

Jueves 28 de diciembre

Desierto de Judea / Mar Muerto / Fortaleza de Massada

Viaje por el Desierto de Judea llegando a la región del Mar Muerto, lugar más bajo del mundo (a 400 mts bajo el nivel del mar). Ascensión en teleférico a la Fortaleza de Massada, ultima fortificación de los judíos en su lucha contra los Romanos. Visita a las excavaciones del palacio de Herodes, antigua sinagoga, acueducto, etc. Vista panorámica de la región y descenso para disfrutar de un baño en las aguas saladas del Mar Muerto (si el clima lo permite).

Regreso al hotel en Jerusalén. Cena y alojamiento.

 Viernes 29 diciembre

Monte de los Olivos / Ciudad Moderna / Ein Karem

Salida vía Monte Scopus hacia el Monte de los Olivos para apreciar una vista panorámica de toda la ciudad de Jerusalén y explicaciones sobre los sitios más significativos de la ciudad. Visita al Huerto de Getsemani y la Basílica de la Agonia. Recorrido por la ciudad moderna

de Jerusalén visitando el Santuario del Libro en el Museo de Israel, donde se exhiben los manuscritos encontrados en el Mar Muerto y la Maqueta de Jerusalén Herodiana.

Prosiguiendo para visitar Yad Vashem, museo recordatorio del Holocausto, y el barrio de Ein Karem donde se encuentran las Iglesias de San Juan Bautista y de la Visitacion.

Regreso al hotel en Jerusalén. Cena y alojamiento.

 Sábado 30 diciembre

Ciudad Antigua / Belén*

Salida hacia la ciudad antigua de Jerusalén visitando el Muro de los Lamentos, la Vía Dolorosa y la Iglesia del Santo Sepulcro. Continuación hacia el Monte Sion para visitar la Tumba del Rey David, el Cenaculo, y la Abadia de la Dormicion. Por la tarde visita a Belén, donde se encuentra la Basílica y Gruta de la Natividad. Visita al Campo de los Pastores.

Regreso a Jerusalén. Cena y alojamiento.

 Domingo 31 diciembre

Jerash / Amman

Salida desde Jerusalén hacia el Puente Sheich Hussein, uno de los cruces de frontera entre Israel y Jordania. Finalizados los tramites fronterizos, continuación hacia Jerash, visita a esta ciudad considerada una de las Decapolis Romanas. Prosiguiendo hacia Amman, capital del Reino Hashemita de Jordania. Breve recorrido de la ciudad.

Cena y alojamiento en Amman.

 Lunes 01 enero

Petra

Salida hacia el cauce del Rio Mousa en las afueras de Petra, conocida como “la Ciudad Rosada”, capital del Reino de los Nabateos entre el siglo III AC hasta el siglo II DC. Cabalgada por el imponente “Ciq” (Cañon). Visita al “Khazneh”, tesoro esculpido en piedra rosada, el Teatro Romano, la Tumba Corintia y el Palacio de la Tumba.

Cena y alojamiento en Petra.

 Martes 02 enero

Madaba / Monte Nebo

Salida hacia Madaba para visitar la Iglesia de San Jorge, en cuyo piso se encuentra el mapa de la Tierra Santa realizado en mosaicos. Continuación hacia el Monte Nebo desde donde Moises diviso la Tierra Prometida. Prosiguiendo hacia el Puente Allenby, cruce de frontera entre Jordania e Israel. Finalizados los tramites fronterizos continuación hacia Tel Aviv.

Cena y alojamiento en Tel Aviv.

 Miércoles 03 enero

Traslado al Aeropuerto Ben Gurion para vuelo de partida.

Cuándo y Dónde
Fecha de salida martes 26 diciembre, 2017.

Precio por persona en base habitación doble. Tarifas sujetas a disponibilidad al momento de realizar la reserva. Impuestos incluidos.

Hoteles

Hotel en Jerusalén (Jerusalem Gate) 

Hotel en Amman (Liwan)

Hotel en Petra (Amra Palace)

Hotel en Tel Aviv (Deborah)